Anna Karenina de León Tosltói

“Todas las familias felices se parecen pero las infelices lo son cada una a su manera” es el inicio de una de las novelas más conocidas de la literatura rusa y europea: Anna Karenina. Así es como Tolstói comienza su crítica a la decadente sociedad zarista que le rodea. El libro no deja títere con cabeza, un gran ejemplo de realismo que describe con exactitud los pormenores de la élite rusa dejando entrever, como un verdadero profeta, las diferencias entre el campesinado y la nobleza.

Quizás  muchos lectores tengan reticencias a la hora de empezar a leer el libro y asocien a Tolstói con la palabra “tostón”. Pues bien, todo lo contrario, pocas veces os encontrareis un libro con tanto ritmo,  interesante y adictivo. A través de sus páginas leemos historias conmovedoras que  nos hacen reflexionar sobre el amor, la política, filosofía, o la educación.

La novela es en realidad un folletín por entregas de la revista Ruskii Véstnik que causó furor entre sus lectores en 1875 fue, dos años más tarde, cuando apareció convertida en un libro. Su personaje principal es Anna Karenina (o eso te hace creer  Leon Tolstói al titular así su novela), una joven casada y terriblemente atractiva,  incapaz de controlar su influjo sobre los hombres. Vive en San Petersburgo con  su marido, veinte años mayor que ella, y su precioso hijo de ocho años. La tranquilidad de su día a día se ve turbada el día que viaja a Moscú a socorrer a su hermano, Stepan Oblonski, que tiene una crisis matrimonial con su adorable Dolly. Nada más llegar a la estación de Moscú conoce a Vronsky y, a partir de ahí, su vida cambia para siempre.

La novela transcurre a través de visitas a palacios moscovitas, bailes, la opera y viajes; pero es el personaje de Konstantin Lievin, un amigo de Oblonski, el contrapunto a esa frivolidad y, por tanto, el más interesante. Podríamos decir que es el verdadero protagonista del libro, ya que Tolstói reflejó en Lievin sus interrogantes acerca de la vida. Es el único que vive en el campo, que no se deja llevar por la pompa principesca, consciente de sus deberes y del balance de sus cuentas; una persona dubitativa y tímida que piensa en cómo sacar el máximo provecho de su cosecha.

Un libro indispensable que, una vez leído, hace que te preguntes porqué no lo has leído antes; una forma amena de conocer la sociedad aristocrática de la época y comprobar como las personas no hemos cambiado, a pesar de que el mundo siga girando y aparente progresar.

 

Esta entrada fue publicada en Isabel Rodríguez, Novela, QproQuo y clasificada en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

2 Comentarios

  1. esther
    Publicado: 15 febrero, 2013 a las 12:07 | Enlace permanente

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que relatas más arriba. La primera vez que la leo, y efectivamente, cómo no la he leído antes? Me está fascinando, sobre todo la manera que tenía Tolstoi de escribir, pausado, descriptivo, me encanta las descripciones, aprendes mucho de la sociedad de aquél tiempo y de ese país….
    No tengo palabras para decirlo, sólo que estoy fascinada con ella. Animo a toda la gente que no la conozca que la lea….
    gracias por hacer este tipo de páginas para gente lectora y un saludo

    • Publicado: 15 febrero, 2013 a las 14:17 | Enlace permanente

      Muchas gracias por tu comentario Esther! Me alegra saber que tenemos los mismos sentimientos respecto a la novela.Para mí ha sido un gran descubrimiento.Ahora estoy con Guerra y Paz,mucho más densa y difícil pero igual de magnífica.Besos!!

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>