II Concurso Microrrelatos: Escupir, Muda, Criatura, Danza

SEMANA DEL 7 AL 12 DE ABRIL

La revelación

Le hizo escupir la arrogancia que llevaba por dentro, bailando una danza muda de premeditación y alevosía, surgiendo un déspota atrevimiento y transformando su ego en una monstruosa criatura. Entonces mostró su verdadero rostro, su verdadera identidad y, al fin todos pudieron ver a través de sus ojos.

 Pilar Fuentes. @PilarSeelie

 El bosque secreto

Bailaba la criatura una rítmica danza en la profundidad del bosque, en silencio y en una muda palabra se acercó al humano, que no dejó de escupir mil frases de arrepentimiento al haberse atrevido a mirar a los ojos a la bella emperatriz. Todos los seres esperaban su castigo.

 Pilar Fuentes. @PilarSeelie

 Juego prohibido

La niña albina lanzó los dados dorados y éstos, por un instante, parecieron quedarse inmóviles en el aire. Las feroces criaturas que la observaban se quedaron mudas y ansiaron ver la danza de los dados sobre la hierba, que escupía el rocío del amanecer.

Marga Gil. @margaescritora

 Amor platónico

Llevaba toda la vida amando a aquella criatura tan frágil como el cristal. Verla caminar era contemplar la danza de un cisne melancólico entre la muchedumbre muda de la gran ciudad. Pero allá por donde pasase, su alma escupía rayos de luz que lo impregnaban todo.

 Ana González Rudner

 Conquistando el Nuevo Mundo

Eran unas criaturas despreciables. Las dejaban mudas de terror. Las escupían, las golpeaban, las violaban… hasta que sus corazones dejaban de latir. Cuando se marchaban, el poblado se convertía en una danza fúnebre de mujeres sin vida.

 Ana González Rudner

 Milagro natural

Se arroja la semilla allí donde escupir fuera costumbre del campesino. Unas tímidas raíces emergen al ritmo de la danza pluvial. Y así, al tiempo que las longas criaturas de la noche mudan su piel, asoma el prominente tallo cuyas hojas en flor se dejan acariciar por la brisa primaveral.    

 Fermín Menéndez Urbano

 Episodio circense

Los aplausos del público despidieron a las feroces criaturas. Una niña aún escupía llantos de terror en brazos de su padre. “Hija, te has quedado muda”. Súbitamente, la danza de una hermosa bailarina irrumpió en escena. Una sonrisa se dibujaba al fin en el feliz rostro de la joven espectadora.

Fermín Menéndez Urbano

Se hace llamar

Diplomado en mirar hacia otro lado, experto en escupir palabras sin sentido, observador de la muda danza de la tragedia social, creador de promesas vacías y sueños rotos. Criatura sedienta de poder y fama. Se hace llamar político, yo… no sé cómo llamarlo.

Pilar Calderón Gálvez. @pilipuli

 Aquelarre

En la muda quietud del bosque, amparadas por la oscuridad, las brujas comienzan su danza. Desnudas comienzan a escupir las negras palabras, que invocan a la oscura criatura del averno. Conjuros secretos, pócimas olvidadas, magia ancestral… Perseguidas por unos, deseadas por otros. Reinas del aquelarre, esclavas del Angel Caído.

Pilar Calderón Gálvez. @pilipuli

¡Que arda Yorktown!

Le arrancó su muda húmeda de un mordisco y la escupió fuera del camastro. Quien se fue soldado volvió convertido en una criatura dominada por la pasión y sus instintos. La danza de sus cuerpos se parecía más a una lucha que a los vals de la corte.

Jesús Diego Tomé. @Diego_Tome

Sin título

Hoy necesito escupir mis palabras en estas lineas. Palabras cargadas de sentimientos,de dolor,de rabia. Una danza de puñales que cada noche se abalanzan sobre esa criatura herida y muda que necesita olvidar cada recuerdo y escapar de esta tristeza que noche a noche atormenta y perturba sus sueños.

Sara Dávila. @Sara_thinking

Un milagro

La muda criatura se acercó a mí; la oscuridad me envolvía. Un sonido. ¿Qué hizo? Escupir sobre la tierra roja, mientras sus dedos gesticulaban una danza sobre ella. Confundidos con el barro, añadió tierra a mis ojos. Me pidió que los abriera. Y los abrí… Pero él ya no estaba…

Mavi Tomé. mavi_tm@

Sólo bailo

La arena que me acaricia los pies… El mar, que no deja de escupir con fuerza sus olas sobre mi cara. Alzo los brazos al cielo, uniéndome en muda danza con  el viento… ¿Qué soy? Una criatura. Alguien que se eleva y se confunde con el mar… Bailo… Sólo bailo…

Mavi Tomé. mavi_tm@

Nudos

Te provoca una danza muda en tu estómago. Te hace nudo en la garganta. Vuelca tu corazón. Lo quieres escupir. No sabes si correr o llorar. Pero no puedes permitírtelo. Tienes que olvidar a esa criatura. Tus lágrimas siguen dispuestas. Pero otra vez, sigues adelante. Como dicen: “Esto, también pasará”.

José Alberto García. @JoseAlberto_GP

 El corazón árido

Encendíamos la noche, nuestros cuerpos en danza podían escupir fuego. Que me expliquen cómo puedo conformarme con la llama muda de una criatura que ni siquiera prende, cuando ya he tenido tu calor. En sequía seguirá el corazón que vio arder. Tan seco, que se desmorona anhelando tu luz.

 José Alberto García. @JoseAlberto_GP

 Amor fugaz

Es un donjuan… amante de criaturas indefensas y virginales. Él no sufre el rechazo de sus jóvenes víctimas, que asisten mudas a la danza del amor. Cupido, fiel cómplice, escupe flechas a diestro y siniestro… Es un donjuan y no conoce el amor verdadero.

 Marga Gil. @margaescritora

La aborígen

Su danza me tenía cautivo. Traté de acercarme. Sus ojos negros me advirtieron, pero no hice caso de ellos. Le acaricié el rostro y ella respondió escupiéndome. No hablaba, era muda, pero no hacía falta, sus movimientos ya lo hacían. No necesité más, aquella criatura salvaje me había embrujado irremediablemente.

Esther Cuenca Peña. @EstherAir

 Pero el hombre no es el mejor amigo del perro

Era una danza de la que no lograba escapar. Los golpes caían sobre su cuerpo. Después siempre comenzaba a escupirle. La pobre criatura, indefensa, muda, no gemía ni ladraba. Agazapada, mientras su amo se desahogaba. Sufría así día tras día, como si de un saco de boxeo se tratara.

Esther Cuenca Peña. @EstherAir

Danza macabra

Se quedó muda al ver sus heridas, también él era víctima de los golpes. Con la respiración entrecortada tras escupir sangre, tomó a su pequeña criatura y le hundió la cabeza contra su pecho. Duérmete hijo, le susurró al oído mientras lo mecía suavemente al ritmo de la nana.

Rafa Casielles. @rafacasielles

 Reencuentro

No puedo escupir todo lo que tengo dentro, me quedaría muda. Abre la puerta. Sé que no puedes entender, criatura, que aparezca después de tantos años. A veces la vida es como la danza de un bailarín de claquet, te lleva aleatoriamente según sus propios designios. No tienes que perdonarme.

Rafa Casielles. @rafacasielles

Historia de tugurios

Los parroquianos bebían y escupían en el suelo, como sincronizados por el ritmo que marcaba un deforme camarero mientras servía chupitos parduzcos. Nos indicó un largo pasillo y continuamos hasta encontrar un pequeño escenario. Allí una muda clientela permanecía hipnotizada por la danza de una extraña criatura albina.

Ángela Magno. @MagnoAngela

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Concurso de Microrrelatos, QproQuo y clasificada en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>