¿Sabes estudiar? Técnicas de estudio dentro y fuera del aula

Volvemos a la carga, a lidiar batallas particulares dentro de las aulas, a enfrentarnos a los libros con el comienzo del nuevo curso. El inicio de una rutina estudiantil donde los dos grandes protagonistas del procedimiento enseñanza-aprendizaje son el estudiante y el libro, pero no lo convirtamos en nuestro enemigo, pues es el mejor aliado y dependiendo de cómo nos enfrentemos a él lograremos salir victoriosos al final del trayecto.

¿Por qué estudio y no apruebo? ¿Cuándo debo comenzar a estudiar? ¿Cuánto tiempo necesito para estudiar? ¿Debo memorizar? ¿Por qué me aburro estudiando? Despejemos incógnitas partiendo de cuatro grandes pilares: la necesidad de motivación, la concentración, aptitud y técnicas y hábitos de estudio.

Gastar demasiado tiempo en el estudio es pereza. Francis Bacon

El estudio óptimo comienza en uno mismo, pasa por el aula y continúa después en casa o fuera de clase hasta llegar al examen o evaluación. Haremos un breve recorrido por algunas de las pautas más importantes que debemos considerar a la hora de enfrentarnos a un aprendizaje:

Desconecta: El estudio dejará de ser aburrido cuando logres la desconexión entre las materias de estudio y tus preocupaciones e intereses cotidianos, independientemente de la necesidad  de tratar o modificar determinadas materias por parte de los educadores.

La clase: Es el primer eslabón de la cadena de estudio. El rendimiento en el aula es fundamental y cosa de dos: alumno y profesor. Anticiparse a la explicación del profesor ayudará a que la exposición sea mejor aprovechada, pues ya estamos situados en el tema, lo cual mejora la concentración y atención.

Tomar apuntes: Significa prestar atención a una información, seleccionar las cuestiones más importantes, organizarlas y elaborarlas por escrito. Redacta las ideas con frases cortas, usa términos y expresiones empleados por el profesor, pon títulos, usa abreviaturas y revísalos después.

Practica: El conocimiento es acumulativo, es decir, un concepto no se puede entender sin haber comprendido el anterior, y los conceptos, definiciones, en definitiva el aprendizaje comienza desde que el profesor entra por la puerta. No pierdas el hilo y para ello, vuelve a sentarte frente a la materia unas horas después de haberla recogido, hay que asimilarla para que los montones de apuntes tomados tengan algún sentido después y sobre todo te hagan el estudio más fácil.

Sin estudiar, enferma el alma. Séneca

Motivación: Tan importante o más que la inteligencia es la motivación. Se manifiesta a través de la apatía, desinterés, el aplazamiento de las tareas para mañana, etc. Son varios los factores que causan esa falta de motivación, tales como escasa incentivación, poca inquietud cultural en el ambiente que nos rodea, etc. Es importante establecer objetivos y metas en el estudio que deberemos recordarnos cuando el interés decaiga. Trabaja tu autocontrol, lo cual no es meramente una cuestión de voluntad, requiere aprender a determinar cómo, con qué y cuándo recompensarnos. Las recompensas lejanas no son suficientes para estudiar con continuidad.

Factores ambientales: Se puede estudiar en cualquier sitio, pero cualquier sitio no es el lugar más idóneo para estudiar. Según estudios realizados basados en encuestas a estudiantes, el mejor lugar es tu propia habitación personal, decorada según tus preferencias, dotada de las condiciones de iluminación, silencio, temperatura, ventilación, etc., que favorezcan la sesión de estudio y sobre todo que  el sitio de estudio sea siempre el mismo. Se ha comprobado que las bibliotecas pueden tanto ayudar a la motivación en el estudio al estar rodeado de gente con la misma misión que tú, pero para las personas con dificultad de concentración puede ser un lugar de estudio ideal para la distracción.

Relajación: Uno de los mayores enemigos del estudio es la ansiedad y los ritmos elevados de activación mental y corporal, pues dificultan la memorización y el recuerdo.  La concentración exige tranquilidad y para ello, es importante aprender a relajarnos antes de comenzar a estudiar.

Concentración: El grado máximo de atención es la concentración. Algunas recomendaciones para mejorar el nivel de concentración:

  1. Evita los factores externos e internos que te distraen del estudio.
  2. Planifica tus horas de estudio y de descanso.
  3. No adoptes una postura de estudio excesivamente cómoda.
  4. Deja tus problemas personales para otro momento del día.
  5. Combina las diferentes actividades dentro del estudio: subrayar, hacer esquemas, memorizar, leer, ordenar el trabajo, etc.
  6. Prémiate por las horas dedicadas al estudio.
  7. Recuerda tus objetivos de estudio.
  8. Recurre a técnicas de concentración.

Programación del estudio: Planificar el estudio proporciona algunos beneficios. Nos ayuda a conocer y controlar día a día el rendimiento obtenido, crea un hábito de trabajo y nos ayuda a aprovechar el tiempo. Procura que sea un plan de estudio realista y personalizado.

Los materiales de estudio: Existe una cierta tendencia a llenar la mesa de estudio con mucho material, sea o no necesario. Esto es un error, pues acumulamos estímulos potencialmente distractores. Encima de la mesa se ha de poner, exclusivamente, el material necesario para estudiar la asignatura que se tenga entre manos.

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos. Francis Bacon

Estudiar exige habilidades de las que hablábamos como la concentración, comprensión, memorización o saber enfrentarse a un examen. Hemos hecho un breve recorrido sobre algunas de las nociones básicas que existen a la hora de enfrentarnos a la tarea del estudio. En próximas entradas al blog conoceremos detenidamente diversas técnicas de aprendizaje y profundizaremos en varios métodos eficaces para el estudio.

Como cada maestrillo tiene su librillo, ¿Algún otro consejo qué compartir con nosotros? :)

Bibliografía: 

Técnicas de estudio para Secundaria y Universidad. Miguel Salas Parrilla

Aprender a estudiar. Concepción Fernández Rondríguez e Isaac Amigo Vázquez

Esta entrada fue publicada en Práctico, QproQuo y clasificada en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>