¡EN ER MUNDO! DE CÓMO NUEVA YORK LE MANGÓ A PARÍS LA IDEA MODERNA DE FLAMENCO 4

Título

¡EN ER MUNDO! DE CÓMO NUEVA YORK LE MANGÓ A PARÍS LA IDEA MODERNA DE FLAMENCO 4. JET LAG OLE STARS IN HI-FI. 2ª PARTE: LA GRAN GUITARRA EN LA GRAN MANZANA

Editorial

ATHENAICA

ISBN
978-84-17325-82-4
Encuadernación
RUSTICA
Páginas
564
Nº de Edición
01ª
Año de edición
2019
Valoración media

Precio

28,00 €

  • Disponible en 1 semana
  • Envío gratuito Para compras superiores a 50 €, sólo para península

Sinopsis

Los artistas se entretienen, van y vienen, los vuelos chárteres facilitan el desplazamiento a Nueva York donde la guitarra flamenca de concierto ha encontrado el mejor auditorio y Sabicas es coronado Rey del Flamenco. Desde allí ejerce una labor de extensión enviando sus discos para enseñarnos por correspondencia cómo ha de ser nuestro arte puro y, for the money, el flamenco-rock. Le imitamos. Su compadre Mario Escudero se empeña en la creación de obras musicales con planteamiento, nudo y desenlace, y el ídem es la nueva hornada de concertistas que en nuestros lares representan con ímpetu la vanguardia creativa, ahí Serranito, Manolo Sanlúcar y Paco de Lucía, aclamados en Manhattan. Entre medias la España gris, sin que se la corten, asoma la cabeza a la internacionalidad gracias a la Feria Mundial de Nueva York (1964/65) y el triunfo sin par en el Spanish Pavilion de Antonio Gades, lo que supone su descubrimiento mundial, y el de sus compañeros Manuela Vargas, el tablao Zambra, Mariemma o Juanito Serrano. Eso es dejar alto el pabellón: la prensa local dio en rebautizar el encuentro, La Feria de España. Entonces Juan Serrano era el guitarrista en boga, adoptado, Theodore Bikel mediante, por las libres gentes del Greenwich Village, quienes ofrecieron a los flamencos sus discográficas, y mandan del Village al world el sonido cañí compartiendo espacios y surcos con Bob Dylan y amistades. Estando en lo mejor apareció Manitas de Plata y formó otra revolución, llegando a vender más discos que Dylan, en una suerte de fuegos artificiales que nos terminaron explotando entre las manos. Sólo la gira Flamenco Puro en los 80 nos devolvió la sonrisa y, en este tiempo, el Flamenco Festival. Nos guiyelamos pa la house acompañando al señor Montilla y sus discos marca España, donde nos encontraremos a Ava Gardner, en Madrid, tan a gustito.

Otros libros del autor